La Ciudad » Historia

Reseña Histórica

 

La Primera Fundación de la Ciudad. 31 de Mayo de 1565.

 

Fue un 31 de mayo de 1565, cuando el español Diego de Villarroel, por orden del gobernador, Francisco de Aguirre fundó, en un paraje que los indios denominaban “Ibatín” la ciudad de San Miguel de Tucumán y Nueva Tierra de Promisión, sin imaginarse, en aquellos momentos que estaba dando vida a la capital de la futura provincia de Tucumán, cuna de trascendentales sucesos de la historia Argentina, La Declaración de la Independencia el 9 de julio de 1816 y La Batalla de Tucumán el 24 de septiembre de 1812, son dos referencias obligadas para entender la importancia que ha tenido la ciudad de San Miguel de Tucumán en el devenir histórico del país.

 

La Segunda Fundación de la Ciudad. Septiembre de 1685.

 

Si bien es cierto que la ciudad, creada por Villarroel crecía aceleradamente, los reiterados ataques belicosos de los indios diaguitas, las constantes inundaciones y las fiebres palúdicas; convencieron al Gobernador Díaz de Andino que debía solicitar al Rey Carlos II de España autorización para trasladar la ciudad a su emplazamiento actual, al pie del cerro San Javier. Es así como en septiembre de 1685 se concretó la mudanza por orden del Gobernador Fernando de Mendoza y Mate de Luna.

En las primeras décadas del siglo XIX, Tucumán se sumó a los esfuerzos liberadores de los lazos con España. Sus habitantes apoyaron entusiasmados los sucesos de mayo de 1810, de los que surgió el primer gobierno argentino, y se enrolaron en el ejército que formó el General Manuel Belgrano para detener en el norte a los españoles que querían frenar el impulso revolucionario. Fue así como el gobierno tucumano guiado por Belgrano y su tropa, derrotó a los leales de la corona de España en la Batalla de Tucumán librada en su suelo el 24 de septiembre de 1812.

Pero el lugar de Tucumán no se detiene allí en la historia argentina. Cuatro años más tarde de la batalla de Tucumán, es decir el 9 de julio de 1816, la Ciudad de San Miguel de Tucumán abrió las puertas de una de sus casas, conocida como “La Casita de Tucumán” o Casa Histórica, para que los representantes de las Provincias Unidas del Río de la Plata la utilizasen de congreso y declarasen su independencia de España.

La provincia de Tucumán tampoco estuvo ausente cuando el Congreso General Constituyente sancionó la Constitución Nacional a fin de organizar institucionalmente al país, ya que el texto de la Carta Magna se inspiró en el libro “Bases y punto de partida para la organización política de la República Argentina”, escrito por el ilustre pensador y jurista tucumano Juan Bautista Alberdi.

Pese a la fertilidad de sus tierras, Tucumán hizo de la industria azucarera la columna vertebral de su economía.

Fue el Obispo José Eusebio Colombres, ilustre religioso tucumano, congresal de 1816 y refundador de la industria azucarera en la provincia quien desarrollo una labor destacada en esta área. Este religioso instaló en 1821 el primer trapiche azucarero que hubo en Tucumán realizado en madera de quebracho, que luego fuera reemplazado por el trapiche a vapor. En la década de 1950 llegaron a funcionar en la provincia 26 ingenios dedicados a la molienda del azúcar.

Tucumán es el principal productor mundial del limón. Cuenta con unas 25 plantas de empaque y la mayoría de su producción está destinada a abastecer el mercado internacional. Jugos concentrados, cáscaras secas, aceites y pectinas son los principales derivados que se comercializan.

La producción hortícola ocupa también un lugar preponderante. Es productora de lechuga, arvejas, pimientos, chauchas, porotos, soja, maíz, papa, palta, frutilla y arándanos.

 

Etimología de Tucumán

 

No se ha podido establecer con exactitud el verdadero significado de esta voz.

 

Para algunos historiadores y quizás las más aceptada es la del historiador Manuel Lizondo Borda, que indica que proviene de la voz quechua (idioma oficial del imperio Inca) “yucuman”, que significa "lugar donde nacen los ríos”. 

Para otros historiadores perteneció a la lengua tonocotés (lengua hablada por uno de los pueblos aborígenes que habitaron la provincia) y habría designado el nombre de un pueblo indígena de la región.

 Otros la relacionan con el nombre de un Poderoso Cacique llamado “Tucumnhao”, voz quechua que traducida significaría “país del algodón”.

Hay quienes afirman que podría ser una voz de la lengua Kakana (hablada por los indios diaguitas) que significa agua, río o bañado. Aun así podemos encontrar diversas significaciones de la voz Tucumán:

  • País de los ríos
  • País de frontera
  • País de los tucus (luciérnagas)
  • País del algodón

 

Línea del Tiempo

 

Es un espacio creado para que el turista que visita la ciudad, a través de una propuesta gráfica de información histórica, conozca la evolución de la provincia de Tucumán desde los pueblos originarios hasta el año 2008.

Pueden contemplarse dos paneles de diseño actual, con iluminación de fondo, uno representa como era la vida de la población de San Miguel de Tucumán en 1816 con sus costumbres y hábitos, y el otro cuenta en general la historia de nuestra ciudad y en particular el momento de la declaración de la independencia de 1816, así mismo intenta mostrar la evolución de los hechos en el territorio nacional y simultáneamente la del orden mundial, creando así la línea del tiempo. La línea superior está dedicada a Tucumán, la central cuenta los hechos en territorio nacional, y la inferior muestra el orden mundial.

 

Industria Azucarera

 

Origen de la Caña de Azúcar La caña de azúcar es considerada como originaria de Nueva Guinea, dónde hace 8.000 años se extendió su cultivo y consumo por numerosas islas del sur del Pacífico, llegando hasta la India., dónde se obtuvo a partir de ella una miel de caña que sustituyó a la miel de abeja en la elaboración de dulces, pero fue en Persia, unos quinientos años a.C, cuando se pusieron en práctica métodos para la obtención del azúcar en estado sólido. Los griegos y romanos conocían el azúcar cristalizado y lo empleaban mucho, tanto en la cocina como en la elaboración de bebidas .Con Colón, Cortés y Pizarro, la caña de azúcar es introducida en los países americanos (Brasil, Cuba, Perú etc.), desarrollándose su cultivo de forma vertiginosa, de modo que, en menos de cien años, América superó en producción al resto del mundo. Tucumán, Salta y Jujuy, constituyen las zonas de producción del país, aun cuando la caña es cultivada también en Santa Fe, Chaco, Corrientes y Misiones.

Descripción de la operación La molienda constituye la primera operación del proceso de elaboración de la miel de caña. Esta operación consiste en la extracción de los jugos de la caña de azúcar, utilizando molinos que pasan la caña entre unos rodillos o mazas, generalmente tres, que la comprimen fuertemente. Existen en la zona muchos u muy variados tipos de molinos, desde los tradicionales de madera en forma vertical accionados por animales, hasta los construidos con hierro, horizontales y eléctricos. La cocción de los jugos de la caña es la segunda operación del proceso de elaboración de la miel de caña. Durante la misma, se realiza la evaporación del agua y la concentración de los jugos, operaciones realizadas a fuego directo y en forma abierta. Durante la cocción, la evaporación del agua llevan hasta la superficie las impurezas que contienen los jugos. Es indispensable sacar toda esta suciedad (llamada cachaza), por dos razones esenciales:

Poder obtener una miel bien limpia y cristalina,

Poder conservar bien la miel: las impurezas pueden servir de materia a una fermentación futura.

Historia de la Industria Azucarera

Las primeras experiencias con la caña de azúcar en la región se remontan a los jesuitas hasta 1767 cuando son expulsados por bula papal de los territorios de América. El reinicio de esta actividad, en Tucumán, corresponde a las experiencias llevadas adelante por don José Eusebio Colombres hacia 1821, y la reinstalación del trapiche post jesuita., permitiendo un rápido desarrollo de éste cultivo por parte de muchos pequeños fundistas que procesan los jugos, en pequeña escala, para la elaboración de mieles, alcohol, y azúcares

La llegada del ferrocarril en 1876, que permite la llegada de nueva tecnología, reduce el número de plantas procesadoras de materia prima y son reemplazadas por plantas fabriles de mayor capacidad operativa. La superficie cultivada se eleva en pocos años. El transporte a bajo costo de la producción a los grandes centros de consumo del país, crea nuevos protagonistas en el juego del azúcar: el industrial y el cañero y la primera gran crisis de sobreproducción en 1895. Se plantea el problema de la mano de obra de muy difícil manejo dado el bajo grado de proletarización del campesinado, por lo que se inician las estrategias coercitivas de captación y retención de los obreros. Así quedaron definidos los tres elementos fundamentales del sistema azucarero tucumano. Los ingenios, el cañero y los obreros. Las relaciones antagónicas de estos sobre todo productor cañero- industrial, y las crisis derivadas de la inestabilidad del mercado y la producción obligan a la intervención del Estado para regular y mejorar la actividad y reducir el impacto social que emergente.. Muchas de las políticas ensayadas fueron boicoteadas por alguno de los propios protagonistas privilegiando intereses corporativos antes que de bien común. Aquí se inicia la etapa de maduración de la clase obrera como tal y su lucha por la reivindicación como factor relevante en la producción. Se crean las diferentes organizaciones que nuclearían a los grupos constituyentes del sistema azucarero (obreros, cañeros e industrial) que escribirán la historia de la actividad azucarera de la provincia hasta la actualidad.

 

 

CULTURA VIVA

 

Circuito Cementerio del Oeste

 

Con el paso de los años el turismo fue evolucionando, dando paso a nuevas formas de hacer turismo, entre ellas el Turismo Cultural.

Los cementerios, a los que podríamos denominar Museos a Cielo Abierto, constituyen hoy por hoy, una parte extraordinaria del patrimonio cultural de la Argentina. Son lugares comunes a todas las ciudades y pueblos de la República y en ellos se manifiesta de manera clara la identidad tanto cultural como religiosa del país o región al que pertenecen. Así mismo, la implementación de un Turismo de Cementerio, propicia la protección y divulgación del enorme patrimonio que allí se encuentra.

Estos museos a cielo abierto permiten contar de una manera original y novedosa la historia de los pueblos y ciudades, a través de las personas que allí se encuentran enterradas y que al fin y al cabo son las que escriben la historia.

El recorrido por este circuito no está rodeado de historias de fantasmas, ni de aparecidos, ni de almas que deambulan por sus calles, pero si encontramos historias atrapantes y cargadas de simbolismo.

 

Reseña Histórica

 

De estilo neocolonial en su fachada, es considerada la necrópolis más antigua de la Ciudad de San Miguel de Tucumán.

El terreno donde hoy se levanta, fue donado por el ex gobernador José Manuel Silva y se lo ha denominado Cementerio del Oeste.

Fue inaugurado el 13 de mayo de 1872.

La estructura del cementerio se asemeja a una pequeña ciudad, con calles y una avenida principal, en torno a la cual y a la sombra de lo árboles se levantan algunos de los Mausoleos más importantes. El predio tiene una superficie de 56.000 m2 y contiene 3.000 tumbas divididas en sepulturas, enormes mausoleos con vitraux europeos, panteones, sotanitos y capillas.

El esplendor de las esculturas realizadas por Francisco Cafferata y José Fioravanti, la utilización del mármol de Carrara y el granito italiano, representan el esplendor que generó en la provincia el auge de la industria azucarera.

Aquí descansan las personalidades más relevantes de nuestra historia y nuestra cultura, al menos 22 ex gobernadores, artistas e intelectuales, industriales azucareros, hombres públicos en general e inmigrantes prósperos.

 

Valor Patrimonial

 

Un decreto presidencial de marzo de 2010, a través del expediente nº 2780/08 de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, legitimó el valor patrimonial del Cementerio del Oeste. La Municipalidad de San Miguel de Tucumán impulsó esta medida logrando que se declaren bienes de interés histórico artístico seis tumbas de esta necrópolis que guardan los restos de: Silvano Bores; Pedro León Gallo; Lola Mora; Domingo Martínez Muñecas; Lucas Córdoba e Ignacio Colombres.

Se sugiere el recorrido visitando en el Parque Avellaneda, frente a la entrada principal, la obra “La Parábola” realizada en Roma por el escultor tucumano, Pompilio Villarubia Norri, realizada en mármol y de corte netamente romántico. La figura representa a un filósofo que se encuentra bajo una profunda meditación. En la parte lateral aparece la figura de un niño, símbolo de la inocencia, que se alarga hasta el filósofo en su afán de ahuyentar sus tristes pensamientos.

En la entrada principal, nos encontramos con una imagen de La Piedad, traída desde España en el año 1930 y totalmente restaurada por especialista de la Facultad de Arte de la UNT en el año 2011.

A la izquierda está la pequeña capilla del cementerio donde se realizan las misas de cuerpo presente, solicitadas por los concesionarios.

 

Se sugiere el recorrido por las siguientes tumbas:

 

1. Monumento a Raúl Colombres (1884 – 1920)

Murió en plena juventud (1920), mientras su partido lo postulaba para candidato a gobernador por la provincia de Tucumán.

El monumento en su honor: “El Ariel Caído y la tierra que lo recibe en sus brazos” La obra representa una figura femenina que sostiene en sus brazos a Ariel, ella representa la tierra; la figura masculina, yace en los brazos de la mujer que le apoya sus labios a manera de un último beso.

 

2. Dr. Ignacio Colombres. “El DOLOR”?

Murió a la edad de 28 años. Sus amigos mandaron a erigir “El Dolor”, en su honor, realizada por Francisco Cafferata, es una figura femenina que sostiene una corona de laureles que simboliza el poderío y la elite, el libro a sus pies, tiene dentro una víbora enroscada en un bastón y una pluma, que según la leyenda, al ser un buen estudiante sus amigos quisieron hacerle una broma y le pusieron una culebra muerta dentro de un libro, el joven al abrirlo, vio la serpiente y cayó muerto, otros comentan que la víbora lo picó y no pudieron salvarlo. Se dice que es milagrero, la mayoría de las visitas son de jóvenes estudiantes que piden les ayude en los exámenes.

 

3. Mausoleo de la Familia Inocentis: Familia de joyeros y orfebres. En su interior se observa el ataúd de la matriarca de la familia, realizado en bronce. El ataúd tipo cofre, había sido encargado para que descansaran los restos de Eva Perón, pero por razones fortuitas fue a parar a manos de la familia Inocentis.

 

4. Mausoleo de José Manuel Silva: Gobernador de la provincia. Logró formar una de las primeras fortunas de la provincia. Contribuyó con la donación del terreno y una fuerte suma de dinero para la construcción de Cementerio del Oeste.

 

 5. Tumba del Tte. Coronel Emidio Salvigni, Nació en Italia. Fue soldado en las guerras napoleónicas y luego edecán de Manuel Belgrano en la Batalla de Tucumán. Acompañó a Belgrano durante su enfermedad y estuvo a su lado hasta que muere en junio de 1820. Su tumba está coronada por un majestuoso ángel que alza en su mano una trompeta, como el ángel de la Anunciación

 

6. Tumba de Teniente Benjamín Matienzo.

Fue el aviador más recordado del país por su hazaña en los Andes, pero su aventura terminó en tragedia cuando intentaba cruzar la Cordillera en mayo de 1919, encontrando la muerte a 4000 metros de altura, su cadáver fue hallado 6 meses después comidos por los cóndores. Sus botas se encontraban peladas, se dice que de tanto caminar en busca de que lo rescatasen. El aeropuerto internacional de Tucumán, lleva su nombre.

 

7. Mausoleo Familia Ramón Iriarte ? Virgen La Morenita del Oeste

En su interior existe un cuadro antiguo de la Virgen del Valle, llamada “La Morenita del Oeste”, que fue declarada Patrona Nacional del Turismo. El Mausoleo, está abierto permanentemente, se encuentran velas encendidas y cartas escritas a mano con pedidos o agradecimientos se sus devotos.

 

8. Mausoleo de Clodomiro Hileret

Fundador del Ingenio Santa Ana, considerado el ingenio más grande de América Latina.

Un hombre delirante en sus excesos y extremadamente riguroso. Instauró el mito de “el familiar”: un acuerdo entre el dueño del ingenio y el diablo, por el cual debía entregar como condición para que el ingenio generase riqueza, la vida de un peón por zafra. Quien salía a buscarlo era el familiar, un enorme perro negro de ojos rojos que arrastraba una larga cadena.

 

9. Lola Mora

Nace en Trancas, Tucumán en 1867. Sus obras más destacadas en Tucumán, son los bajos relieves de la Casa Histórica, la Estatua de La Libertad y el Monumento a Juan Bautista Alberdi. Fue una mujer de gran talento que se animó a desarrollar diversas actividades que estaban vedadas a las mujeres de su época; Falleció el 7 de junio de 1936, en Buenos Aires. En 2001 fueron trasladadas sus cenizas al Cementerio de Oeste.

10. La Tumba de Lucas Córdoba

Gobernador por dos períodos. Sus gobernaciones fueron históricas, por sus realizaciones en materia de educación, irrigación y otras obras publicas. Monumento realizado por Arturo Dresco. El bloque de mármol, reproduce el dique La Aguadita, en bajorrelieve. La figura femenina, representa la agricultura y la escultura masculina la Industria.

 

Plaza de la fundación

 

La ciudad de San Miguel de Tucumán y los tucumanos han sido protagonista, en casi 450 años de vida, de una riquísima, apasionante y a veces traumática historia. El recorrido que se propone en este paseo remite, en apretada síntesis, a los momentos más relevantes de ese devenir en sus dimensiones urbanistas, políticas, económicas, sociales y culturales.

Referencias:

1-Pueblos originarios (600 a.C.- 1565)

2-Fundacion y ciudad colonial (1565-1810)

3-La ciudad en tiempo de guerra (1810-1876)

4-La ciudad en expansión (1876-1945)

5-La ciudad movilizada (1945-1966)

6-La ciudad agredida (1966-1983)

7-La ciudad en reconstrucción (1983- 2013)

 

En 1935, la Municipalidad resolvió erigir un monumento a Diego de Villarroel, fundador de la ciudad, y convoco a concurso  de proyectos. Al mismo se presentaron tres conocidos escultores: Juan Carlos Iramain, Enrique Prat Gray y Ángel Dato. El 11 de Septiembre de 1935 el jurado eligió la realizada por Iramain. El monumento ejecutado en Bronce, se inauguró el 27 de Septiembre de 1936.  Estaba ubicado sobre Av. Mate de Luna, en una platabanda en el centro de la calzada. En Junio de 1944 se decidió trasladarlo a los ámbitos del parque Avellaneda.

En 1965, durante la intendencia de Eudoro D. Araoz y con motivo del IV Centenario de la ciudad, se dispuso ambientar la efigie de Villarroel con dos paneles a sus costados. Los mismos fueron confiados a los escultores Ángel Dato y Roberto Fernández Larrinaga, y se descubrieron el 30 de Mayo de ese año.

 

Pueblos Originarios (600 a.C.- 1565)

 

El territorio que ocupa la actual ciudad de San Miguel de Tucumán estuvo poblado, por lo menos, desde el año 600 antes de cristo. La cerámica estilo Candelaria es la mayor evidencia al respecto. Se trataba de un espacio de contacto entre poblaciones de tierras bajas de tradición amazónica  (lules y tonocotés) y de tierras altas (amaicha, Quilmes y colalao) de tradición andina, que intercambiaban diversos productos.

Las primeras aldeas agrícolas-ganaderas de la región se formaron hacia el año 300 antes Cristo, como la del valle de Tafí y las de El Alamito. Los menhires en piedras, la cerámica Condorhuasi y las figuras talladas en piedras conocidas como “suplicantes” son algunos de los legados de esas culturas. Los pueblos de nuestras montañas también produjeron, entre los siglos XII y XIV, la cerámica Santamariana, ocuparon enclaves en las yungas y en el  piedemonte, levantaron construcciones de piedras y trabajaron los metales.

 

Política

En el periodo inmediato anterior a la invasión europea tuvo lugar la expansión del Imperio Inca (Tawantinsuyu), que organizo una red vial y erigió fortaleza (pukaras), centros administrativos y santuarios en la zona montañosa. La dominación incaica se fundó en el poderío de sus ejércitos, pero también en alianzas con pueblos de la llanura santiagueña, que se convirtieron en colonos (mitimaes) en los centros incaicos.

En vísperas de la ocupación europea los pueblos semisedentarios de la llanura (lules y tonocotés) estaban fuertemente transculturados y la autoridad política de los jefes era débil y los mandos y jerarquías flexibles. También habitaban la región pueblos de lenguas cacana, llamados por los conquistadores “diaguitas del Dulces”. En circunstancias críticas estos pueblos podían confederarse, como lo hicieron en 1578 para atacar  San Miguel en la localización de Ibatín.

 

Economía

Lules y tonocotés desarrollaron una agricultura incipiente (básicamente chacras de maíz) que agotaba con rapidez la fertilidad del suelo y los obligaba a mudarse a nuevas tierras. Los claros que dejaba la actividad eran cubiertos rápidamente por la selva, que se extendía hasta el actual Rio Salí. Los grupos que moraban cerca de los ríos también practicaban la pesca.

Los habitantes de las tierras al Este del Rio Salí, de clima más seco, disponían del algarrobo, cuyo fruto era de gran valor para su dieta. En épocas de recursos escasos, las raíces y las langostas, que comían asadas, completaban la alimentación.

 

Sociedad

Los grupos semisedentarios de la llanura conformaban familias extensas, sin una marcada estratificación social. En los de tradición andina la estratificación era más evidente, los jefes podían tener familias numerosas y practicar la poligamia.

Por orden del gobernador Don Francisco de Aguirre. El capitán Don Diego de Villarroel fundo esta ciudad en Ibatín, el 31 de Mayo de 1565, con Hernán Mejía de Mirabal, García y Luis de Medina, Miguel de Ardiles el Viejo y el Mozo, Juan Bautista Bernio, Gonzalo Sánchez Garzón, Juan de Artaza, Fernando Quintana de los llanos

 

Fundación y Ciudad Colonial (1565-1810)

 

Planta Urbana

Sana Miguel de Tucumán fue fundado por Diego de Villarroel en 1565 en el sitio de Ibatín con una finalidad militar. Controlar a los pueblos de montaña rebeldes al dominio hispánico. En 1685, vencidos los calchaquíes luego de 130 años de resistencia, los vecinos vínculos a la exportación de ganado al Alto Perú promovieron la idea de mudar de sitios a la ciudad. Las inundaciones, con el consecuente aumento de las fiebres palúdicas, a la que habría estado expuesta la villa fue el principal fundamento de la propuesta, que el Gobernador Fernando de Mendoza y Mate de Luna acepto, ordenando su traslado al sitio de la Toma, su actual ubicación.

 

Población

Luego del traslado, en la nueva ciudad habitaban 40 vecinos feudatarios con encomienda; entre 60 y 80 pobladores, mercaderes y eclesiásticos; alrededor de 150 mujeres y niños y unos 2.000 indios encomendados (el 60% calchaquíes desnaturalizados), la población se incrementó durante el siglo XVIII y su composición étnica se fue modificando producto de la mestización y un brusco descenso de población indígena ocasionado por la desestructuración social y el impacto de epidemias. A fines del siglo XVIII arribaron a la ciudad nuevos migrantes españoles, quienes se emparentaron con familias de la elite a través de uniones matrimoniales.

 

Economía

La economía de San Miguel se distinguió por la explotación maderera y las actividades ganaderas.

Durante los siglos XVI, XVII y XVIII se establecieron numerosas carpinterías que explotan la exuberante masa boscosa y fabricaban carretas, tirantes y cerramientos para la construcción de viviendas. En los primeros años se criaba ganado vacuno para exportarlo  al potosí. Después del traslado, en las estancias de invernadas descansaban los arreos de vacunos y mulares que procedían de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba con el mismo destino. Creció  la actividad mercantil y la ciudad se convirtió en un centro vital de la ruta entre  Buenos Aires y el Perú.

Los jesuitas organizaron dos grandes haciendas: la de lules, con los potreros de Tafí, Raco, El Siambón y San Javier. Y la de San Ignacio de la Cocha, con numerosa población esclava. En 1767, con su expulsión, sus propiedades y estancias pasaron a manos privadas.

 

Sociedad

La ciudad colonial fue un espacio socialmente estratificado: los europeos eran la casta dominante; los indígenas estaban sometidos al pago de tributos, mitas y malos tratos propios de las encomiendas de servicios personal. Asimismo un sector de la población era de procedencia africana y afro-mestiza, muchos de ellos esclavos, aunque también existían artesanos libertos.

 

La ciudad en tiempo de guerra (1810-1876)

 

Gobierno

El triunfo patriótico del 24 de septiembre de 1812 consolida los principios del 25 de Mayo de 1810 y salva la revolución en esta parte del continente. Fue decisivo, además, para que Tucumán fuera erigida en provincia en 1814 y se la escogiera como sede del Congreso que declaro en 1816 “la Independencia de la Provincias Unidas en Sudamérica”. El largo periodo que va de 1820 a 1870 se caracterizó por periódicos episodios de guerra civil con gran inestabilidad institucional (invasiones, pronunciamientos, asonadas, revoluciones, etc.). En ese marco se creó la Junta Municipalidad en 1854 y se sanciono la primera Constitución de la provincia en 1856.

 

Planta Urbana

En 1814 comenzó a construirse la Ciudadela, fortificación situada al sur de la actual Plaza Belgrano. Luego se remodelo la actual “Casa Histórica” para acondicionarla para el Congreso de 1816. En 1843 se refacciono el Cabildo agregándole una torre con reloj (actualmente en la Catedral). En 1854 se inició el empedrado de las calles; en 1858 se inauguró la Catedral y se crearon nuevas plazas; en 1859 se inauguró el Cementerio del Oeste. Se modificó lentamente la impronta colonial de la ciudad con medidas de reordenamiento urbano: higiene de las calles, ochavas, prohibición de los techos de paja, entre otras.

 

Población

La ciudad, de aproximadamente 4.000 habitantes, recibió con la Revolución los 2.000 hombres del “Ejercito Auxiliar del Perú”. La composición étnica presentaba variantes: en 1812 la proporción de “blancos” o “españoles” aumento significativamente, producto del  proceso de mestización y de transformaciones de índole socio-cultural, aunque la población de origen africano e indígena seguía siendo significativa. Según el primer censo nacional, la ciudad contaba con 17.438 habitantes en 1869.

 

Economía y sociedad

La guerra de Independencia aumento la demanda de alimento, vestimenta, armamento, montura, etc., en beneficio de la producción artesanal y del comercio.

 En ese marco se implementaron “empréstitos forzosos” para obtener recursos bélicos. Hacia 1819, según la tradición, el cura José Eusebio Colombres planto caña y comenzó a producir azúcar en su quinta de El Bajo. En 1835 Baltazar y Juan de Dios Aguirre fundaron en la banda el primer ingenio con trapiche de hierro de la provincia. En 1863 funcionaban alrededor de 42 ingenios y casi 70 en 1876. El cultivo e industrialización de la caña azúcar se convirtió en la primera actividad económica, la tradicional elite comercial se transformó en una clase agroindustrial y el número de trabajadores asalariados creció exponencialmente.

 

Arte, Cultura y Educación

La Revolución impulso la educación. El General Belgrano dono 40 mil pesos para la fundación de escuela e instalo la primera imprenta de la provincia. Hacia 1832 se restablece en el Convento de La Merced una escuela con sistema lancasteriano y en 1834 se instala el primer teatro. En la década de 1840 comenzó a funcionar la escuela de primera letras y una escuela de música. En la de 1850 se editan varios periódicos, se abre el Colegio San Miguel y se inaugura la primera biblioteca pública. En 1865 se crea el Colegio Nacional, en 1870 la Escuela de Agricultura y en 1875 la Escuela Normal.

 

La ciudad en expansión (1876-1945)

 

Planta urbana

A comienzo del periodo se transforma el tejido urbano: se inauguran las plazas Alberdi y Urquiza, el puente sobre el Rio Salí y los cuatro boulevard de circunvalación. El ferrocarril, el telégrafo, el tranvía y el servicio telefónico revolucionan los medios de comunicación y transporte. Comienza la era del alumbrado eléctrico y las obras para proveer de agua potable a la ciudad. En el siglo XX se inauguraron la Casa de Gobierno, el Parque 9 de Julio, el Hipódromo, los edificios del Banco de la Provincia, del Mercado de Abasto, del Palacio de Tribunales, de la Caja Popular de Ahorro y del Correo.

 

Población

Hacia 1882 la población de S.M de Tucumán ascendía a 22.400 habitantes, incrementándose este número a 69.397 en 1895 y a 91.216 en 1914. La ciudad recibió en el periodo una importante masa inmigratoria, en especial de españoles e italianos.

 

Gobierno

En 1883 se aprueba la Ley Orgánica de Municipalidades. En 1917 triunfa la UCR en elecciones provinciales y municipales. En 1930, la dictadura que sucede al golpe de Estado interviene el gobierno provincial y municipal. La UCR es nuevamente gobierno entre 1934 y 1943.

 

Arte, Cultura, Educación

En el periodo se fundan numerosos establecimientos educativos públicos (Escuela Sarmiento e Instituto Técnico, entre otros) y privados (colegio del Huerto, Santa Rosa, de las Hermanas Esclavas, General Belgrano, Tulio García Fernández y Guillermina Leston de Guzmán). En 1882 se constituye la Sociedad Sarmiento, en 1903 la Biblioteca Alberdi y en 1905 el Circulo de Magisterio. En 1904 se inauguran la escultura de Lola Mora “La Libertad”, la estatua de Alberdi y los bajorrelieve de la Casa Histórica. En 1909 se funda la Estación Experimental Agrícola. En 1914 comenzó su existencia la Universidad de Tucumán. El teatro Belgrano se inaugura en 1878 y en 1912 el Odeón (hoy San Martin) y el Alberdi. Los periódicos más importantes del periodo fueron La Razón (1872-1887); El Odeón (1883-1943) y La Gaceta (comenzó a editarse en 1912).

 

Economía

En 1876 llega el ferrocarril, que impulsa a la industria azucarera. Con el ciclo de sobreproducción de 1896- 1902 cae el precio del azúcar, cierran siete ingenios y se implementan las “leyes machetes” de limitación a la producción. En 1925-1927 otra caída de precios genera un agudo conflicto entre cañeros e industriales que deriva en un “Laudo” del Presidente Alvear (1928).

 

Sociedad

La dramática epidemia del cólera (verano de 1886-1887) impulso decisivos avances sanitarios: creación del Hospital Mixto de las Mercedes (hoy Padilla), el Asilo San Roque, el Hospital de Niños y la Asistencia Pública. En el siglo XX sobrevienen importantes conquistas en el plano socio-laboral: Ley de Accidentes de Trabajo; creación del Departamento Provincial de Trabajo; salario mínimo y jornada máxima de ocho horas para los trabajadores azucareros; prohibición del trabajo nocturno en panadería; ley de asistencia medica obligatoria en los ingenios y ley jubilatorio para maestros. La Caja Popular de Ahorros otorga créditos para construcción de la vivienda propia. Entre los movimientos huelguísticos se destacan los de los trabajadores azucareros de 1904 y 1923 y la de obreros y estudiantes de 1932. 1944 se organiza la federación obrera de la Industria Azucarera (FOTIA).

 

La Ciudad Movilizada (1945- 1966)

 

En  la década de 1950 se erigen los edificios del Instituto de Previsión Social y de la FOTIA, la Ciudad Universitaria Eva Perón y se concluye la refacción de la Iglesia Nuestra Señora de la Merced. Se habilita la red de distribución de gas y empiezan a circular los trolebuses. A fines de los años ’50 y comienzo de los ’60 se reactiva la reconstrucción del dique El Cadillal, se inauguran la Maternidad, el Hospital del Niños, la estación Terminal de Ómnibus y el Aeropuerto Benjamín Matienzo.

 

Población

Según los censos nacionales la población del Gran San Miguel de Tucumán ascendía a 205.909 habitantes en 1947 y a 301.587 en 1960.

 

Gobierno

En 1946 asume el primer gobernador peronista. En 1947 el presidente Perón firma, en la Casa Histórica, el Acta de la Declaración de la Independencia Económica, la “Revolución Libertadora” de 1955 depone a Perón, proscribe al peronismo e interviene los sindicatos obreros. La Unión Cívica Radical Intransigente gobierna desde 1958 hasta el golpe de Estado de 1962. De 1963 a 1966 lo hace Unión Cívica Radical del Pueblo.

Economía

La Junta Nacional del Azúcar (1945) y la Dirección del Azúcar (1949) procuran la eficiencia y racionalización de la principal actividad económica tucumana. El “Plan Alsogaray” de 1959 afecta a los actores más débiles del complejo azucarero. Superproducción, restricción de créditos estatales, depresión de los precios y crisis azucarera en los años ’60: salarios impagos, incumplimiento de contratos cañeros, suspensión de actividades en varios ingenios.

 

Sociedad

En 1945 se organizan la Federación de Empleados de la Industria Azucarera (FEIA) y la Unión de Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT) la ciudad capital es escenario de las movilizaciones obreras del 15 y 16 de octubre reclamando la libertad del Coronel Perón. Importantes conquistas laborales para los trabajadores (aguinaldo, salario familiar, jubilaciones) e incremento de salarios reales. En 1949 huelga de trabajadores azucareros. En 1956 irrumpe de severo brote de poliomielitis.

Estallan disturbios en 1958 en el marco del conflicto entre partidarios de la educación “laica” y la educación “libre. Gran movilización cañera (“Marcha del Hambre”) y represión en 1961.  Movilizaciones populares contra el cierre del ingenio Santa Ana y huelga de empleados municipales.

 

Arte, Cultura, Educación

En la UNT se crean las facultades de Ciencias Económicas, Arquitectura y Urbanismo, Agronomía y Medicina, las escuelas universitarias de Educación Física, Odontología y Enfermería, la Escuela de Música, el Instituto de Ingeniería Azucarera y el Gymnasium Universitario. Gran expansión de la enseñanza en los niveles primarios y medio. En 1954 se funda la Facultad Regional Tucumán de la Universidad Obrera Nacional y en 1965 la Universidad del Norte Santo Tomas de Aquino. En 1947 se constituye la Peña El Cardón, en 1959 se crea el Consejo Provincial de difusión Cultural y se organizan los cuerpos artísticos estables de teatro y ballet. Entre 1946 y 1949 la UNT edita EL TROPICO; en 1956 comienza a circular el vespertino Noticias y en 1966 las emisiones Canal 10.

 

La Ciudad Agredida (1966-1983)

 

Población

 El cierre compulsivo de 11 ingenios en 1966- 1967 genera la emigración de miles de familias (entre 150.000 y 200.000 personas), que se radican en “villas de emergencia” de la capital provincial y del Gran Buenos Aires. La población de San Miguel de Tucumán ascendía a 366.392 3n 1970 y se incrementa a 500,822 en 1980.

 

Economía

En 1966 aplicación del “Plan Samei” con cierre compulsivo de once de los 27 ingenios tucumanos. En 1970 se crea la Compañía Nacional Azucarera (CONASSA), que administra cinco ingenios y se liquida en 1978. En 1979 comienza a ejecutarse el “Plan Alconafta”.

 

Gobierno

En 1966 golpe de Estado (“Revolución Argentina”) e intervención federal. En 1973 recuperación de la demostración con gobiernos justicialistas. En 1976 golpe de Estado, instauración de una dictadura cívico-militar y terrorismo de Estado.

 

Planta Urbana

En 1968 comienzan las obras del conjunto arquitectónico universitario de la Quinta Agronómica y se inaugura el edificio de la Universidad Tecnológica. En 1978 se expropian los inmuebles que rodean la Casa Histórica. En 1981 se levanta el nuevo edificio del Banco Nación. En 1982 se funda el Museo de la Ciudad Casa Padilla.

Sociedad

La política azucarera de la “Revolución Argentina” genera gran conflictividad social, en particular protesta obreras duramente reprimidas contra el cierre de ingenios y salarios impagos. En 1970 estalla el “Primer Tucumanazo”, protesta estudiantil y popular contra las políticas de la dictadura. En 1972 lo hace el “Segundo Tucumanazo”, sofocado con fuerte represión. En febrero de 1975, para “neutralizar y/o aniquilar” el accionar de grupos armados activos en la provincia, se inicia el “Operativo Independencia”, que se manifestó a través de atentados, centros clandestinos de detención, secuestro y desapariciones de personas. Con el golpe de Marzo de 1976 se intensifica la represión contra dirigentes y militantes obreros, estudiantes, abogados defensores de presos políticos y gremiales, legisladores y funcionarios del gobierno justicialista depuesto.

 

Arte, Cultura, Educación

En el marco de los festejos por el Sesquicentenario de la Declaración de la Independencia el Presidente de facto Onganía visita la provincia, gran desfile militar. En 1981 comienza a editarse el Vespertino La Tarde.

 

La Ciudad en Reconstrucción (1983-2013)

 

Planta Urbana

En el periodo se afianza el Gran San Miguel de Tucumán como aglomerado urbano. En la década de 1980 se construyen la Avenida de Circunvalación, el Gran Hotel del Tucumán y las instalaciones del aeropuerto en Cevil Pozo; en la década del 1990 la nueva Estación Terminal de Ómnibus, se remodela la Casa Histórica de la Independencia y se inaugura el Mercofrut. En la misma década y en las siguientes se instalan modernos centros comerciales y se amplía la capacidad hotelera. En 2001 San Miguel de Tucumán es declarada ciudad histórica y a partir de 2006 se inaugura el Paseo de la Independencia, el Museo de la Industria Azucarera, la Plaza Temática de Congreso y San Lorenzo y el Paseo Belgraniano (plaza, casa y bulevar Bernabé Araoz). La integración urbana se consolida con el plan estratégico de 2005. En 2011 se remodela la Plaza Urquiza, en 2012 la Plaza Belgrano. Se erige el nuevo edificio de la Legislatura.

 

Población

En 1991 se contabilizan 630.720 habitantes en el Gran San Miguel de Tucumán y 736.018 en 2001. En 2013 más de 830.000 personas habitan el aglomerado urbano.

 

Gobierno

En 1983 retorno a la democracia. En 1990 una nueva Constitución provincial establece un sistema legislativo unicameral y la elección directa de gobernador. Intervención Federal en 1991. En 1998 juicio político al gobernador electo: el ex dictador Bussi es suspendido en sus funciones. En 2006 la nueva reforma de la Constitución de la provincia habilita una nueva reelección de los cargos públicos. En 2008 se reúne en la ciudad la Cumbre de Presidentes del Mercosur.

 

Economía

En la década de 1980 crisis del erario público, gran endeudamiento estatal, reducción de la coparticipación federal, emisión de “Bonos de cancelación de deuda”. Se implementa el sistema de “depósito y maquilla” en la industria azucarera. 1989: hiperinflación. En la década de 1990 se expanden los cultivos de soja y de limón, se inicia un ciclo de rendimiento ascendentes de la caña de azúcar y crece el comercio informal. A partir de 2003 gran boom de la construcción que transforma el paisaje urbano.

Sociedad

Décadas de 1980 y 1990: periodo de intensa movilización social. Docentes, jubilados y empleados del Estado organizan huelgas y ollas populares. En 1992 la desocupación sube al 25% de la PEA, la cuarta parte de población vive en villas de emergencia y el 42,4% tiene necesidades básicas insatisfechas. En diciembre de 2001 estalla una ola de protesta social, con saqueos a supermercados y comercios. En 2003 el 67% de la población está en condiciones de pobreza, situación que se revierte a partir de 2007. Ese año la desocupación desciende al 9,5% y la pobreza al 29%. En 2012 el índice de desocupación es de 3,4% de la PEA.

 

Arte, Cultura, Educación

En 1987 el Papa Juan Pablo II llega al aeropuerto de la ciudad. Desde 1991 descansan en la ciudad los restos de Juan B. Alberdi. En 1984 la UNT inaugura el Centro Cultural Virla y en 2006 el MUNT. Desde 2006 la educación media obligatoria multiplica el número de escuelas públicas. En 2008 se reúne en la ciudad el II Congreso Argentino de Cultura y en 2009 el XXIV Encuentro Nacional de Mujeres. En 2010 y 2012 la ciudad es escenario y protagonista de los festejos del bicentenario de la Revolución de Mayo y de la Batalla de Tucumán.

 

Antecedentes

En año 1928, durante la Intendencia de Juan Luis Nougués se crea oficialmente el Parque Avellaneda. El mismo surge a partir del establecimiento de un criadero de plantas en el terreno de propiedad municipal situado al lado del Cementerio del Oeste. En 1915 se concreta la imagen definitiva del paseo que contaba con un ferrocarril infantil, una “ola” giratoria y diversos juegos para niños. Hacia estos años se destacaba, en palabras de Interventor Eudoro Avellaneda, la importancia de esta obra educativa, benéfica y popular al alcance de todas las clases sociales, que traería inmensos beneficios morales.

En los trabajos de definición del parque incluyeron la plazoleta frente al Cementerio de Oeste (actual Plaza Gramajo Gutiérrez). En estos años se abrieron, nivelaron sus calles y se enchaparon sus jardines y se incorporaron especies ornamentales como palmeras y rosales. Entre sus atractivos, hacia 1928, se destaca el Kiosco para la banda de música; la confitería, que actualmente alberga al jardín de infantes; y el edificio más novedoso para la época: la pileta de natación publica, convirtiéndose en un espacio de sociabilización que permitía a la vez disfrutar de los beneficios de la vida al aire libre.

 

Costumbres Tucumanas

 

En Tucumán tenemos algo que nos diferencia del resto de las provincias argentinas, y no se habla de monumentos históricos, sino algo que nos hace únicos, especiales y hasta envidiables y es “La Siesta Tucumana”.

Está tan arraigada esta costumbre, que la siesta marca el ritmo de los locales comerciales, de ahí que permanecen abiertos desde las 9.00 hs hasta las 13.00 hs, y luego de una “siestita” vuelven a abrir su puertas de 17.00 a 21.00 hs.

El tucumano, siguiendo la tradición de Atahualpa Yupanqui gusta de “cantar a la luna”, en el atardecer la ciudad se ilumina: bares, restaurantes, teatros, centros culturales, plazas y parques se llenan de gente noche tras noche, sobre todo los jueves, que se ha puesto como “tradición tucumana” salir con amigos a disfrutar de una cervecita o de la amplia oferta gastronómica que ofrece la ciudad.

Se dice que lo que motiva este andar tucumano hasta altas horas de la madrugada es el gran movimiento universitario de la ciudad, el gusto por el arte y el buen comer o quizá sea la sociabilidad de sus habitantes, lo cierto es que el tucumano tiene una forma particular de vivir la noche.

La zona de la Plaza Urquiza, es otra de las zonas más concurridas por la juventud tucumana y los no tan jóvenes también, por los bares, restaurantes y restó que colocan sus mesas en los patios de las casonas antiguas que han sido reformadas para tal fin o bien en las amplias veredas arboladas, que le dan un toque especial a este paseo. Pero todo este movimiento de gente, no sólo se concentra en la ciudad histórica de todos los argentinos, sino también en la localidad vecina de Yerba Buena, donde se puede disfrutar de una apacible noche con amigos y familiares, por la amplia oferta de locales gastronómicos que invitan a una velada agradable con perfume a azahar emanados de los naranjos en flor que se encuentran a lo largo de esta pequeña ciudad que dista solo 7 Km. de la capital.

 

Teatros

 

“La Cultura está constituida por el conjunto de hechos distintivos: espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan una sociedad, englobando las artes y letras, los modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y creencias.” UNESCO. Méjico 1982.

Tucumán alberga uno de los teatros más importantes del noroeste argentino; de una arquitectura exquisita, y donde se pueden disfrutar obras de nivel nacional e internacional. Los dos más importantes son El Teatro San Martín y EL Teatro Alberdi.